Te contamos que es y como se conecta con los objetivos de la Agenda 2030

En la década de los 80´s una pequeña parte de Italia decide poner un pie en el freno. Consternados con el avance de la comida rápida y la cultura globalizada en contraposición de las tradiciones culinarias mediterráneas, comienzan a gestar lo que hoy se conoce como slow food.

Este movimiento, hace hincapié en las comidas tradicionales de la zona y sus productos autóctonos además de en poder disfrutar cada bocado de manera consciente…es decir, volver a transformarlo en un disfrute de todos los sentidos y dedicándole el tiempo necesario para que eso suceda.

Cómo ya se sabe, la comida y el turismo están íntimamente relacionados, por lo que el movimiento rápidamente se extendió al mundo de los viajes, es por esto que hoy también podemos hablar del Slow Tourism o Turismo Tranquilo.

Esta modalidad, se explica de manera intrínseca con su propio nombre: es un turismo sin prisas, sin agendas ni itinerarios apretados, donde nos tomamos nuestro tiempo y por lo tanto, suele llevar más días que un viaje tradicional.

Atrás quedan los destinos masivos, atestados de turistas donde hay que hacer cola para sacarse una foto cerca del monumento o edificio que se está visitando o tener vista de lince para encontrar un lugar vacío donde colocar la sombrilla en la arena. En el slow tourism se buscan poblados y ciudades que adhieran a este movimiento y que puedan acoger a sus visitantes con todos los lineamientos planteados por esta modalidad.

La idea fundamental que se promueve es poder conectar con el destino que se visita, de manera relajada y sin apuro, para poder interactuar con el paisaje, los locales y las costumbres del lugar. Darse tiempo real, para un disfrute real y genuino.

Pero, ¿cómo se conecta este movimiento con los Objetivos de la Agenda 2030?

-incentiva el consumo de alimentos y productos de producción local
-su desarrollo es respetuoso con la naturaleza, la cultura y su gente
-ayuda a generar oportunidades de negocios a los productores locales
-el turista slow tiene una gran responsabilidad y conciencia ecológica

¿Querés saber más sobre el Turismo Tranquilo? Escribinos ahora!

Estamos para asesorarte! Escribinos.